El uso y la historia de los humedales artificiales para tratamiento de aguas

Humedales artificiales para tratamiento de aguas

Tal vez es desconocido para muchos colombianos que las aguas servidas, domésticas e industriales, pueden ser descontaminadas en jardines construidos y sembrados de plantas que crecen rápidamente en ambientes acuáticos llenos de nutrientes y materia orgánica. Estos jardines son llamados humedales artificiales o filtros verdes.

¿Cómo funcionan?

Los humedales artificiales son sistemas diseñados y construidos para imitar las funciones naturales de depuración que cumplen las plantas, los microorganismos y el suelo de un humedal natural. Realmente constituyen un ecosistema confinado en un espacio construido y controlado para maximizar la remoción de contaminantes del agua. En las últimas décadas se ha visto una gran acogida del uso de los humedales artificiales, entre otras razones por su facilidad de implementación, su bajo costo de construcción y operación, y su gran eficiencia para limpiar las aguas.

La idea de usar humedales para tratar aguas no es novedosa. Las antiguas civilizaciones en China y Egipto usaban humedales naturales para disponer sus aguas servidas. Una práctica muy común durante la historia ha sido verter las aguas a las depresiones más bajas de la región donde habita una comunidad para así deshacerse de las aguas contaminadas. En muchos casos estas depresiones son los humedales naturales, o de lo contrario los vertimientos terminaban creando un humedal. Es la función que tristemente cumplen en la actualidad la mayoría de ríos, lagunas y otros cuerpos de agua en nuestro país.

Para mejorar esta problemática surgió la idea de construir espacios confinados que constituyeran un humedal “controlado” para tratar las aguas, una idea que es relativamente reciente. Los primeros estudios sobre la capacidad de las plantas para disminuir la carga orgánica del agua fueron realizados en Alemania en los años cincuenta. De igual forma se empezó a cuantificar la capacidad
de los humedales naturales para depurar cuerpos de agua. A partir de los años setenta y ochenta varios países en Europa y Norteamérica empezaron a implementar humedales artificiales para tratar aguas residuales producto de distintas fuentes. En países tropicales la implementación empezó más recientemente, sobre todo en países asiáticos que han tenido una mayor tradición en el reciclaje del agua para la piscicultura. En Colombia, la historia de su uso apenas comienza.

Hoy en día los humedales artificiales son una práctica común para el tratamiento de aguas de muchas comunidades y actividades económicas en todo el mundo: aguas domésticas o municipales; aguas de procesos agrícolas como ganadería y acuicultura; aguas del procesamiento de alimentos como lácteos, carnes, cervezas, vinos y café; aguas de uso industrial como minería, papel y fertilizantes; entre muchos otros. Si quiere conocer más sobre el uso en las distintas actividades, lo invitamos a seguir nuestro blog.

Referencias

  • Brix, H. 1994. Use of constructed wetlands in water pollution control: historical development, present status, and future perspectives. Water Science and Technology 30(8): 209-223.
  • Kadlec, R.H. y S. Wallace. 2009. Treatment wetlands. CRC Press, Taylor & Francis Group. Boca Ratón, FL, USA. 1048 pp.
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *